Por que se crean los refranes

refranesysusignificado-net_01

Esta es una de esas preguntas que en muchas ocasiones nos hacemos pero que en otras tantas no sabemos encontrar la respuesta. Y es que, casi sin darnos cuenta, en nuestro día a día, utilizamos una gran cantidad de refranes pero no sabemos cuál es su origen, porque se crearon y sobre todo como se han ido transmitiendo de generación en generación. Pues bien, con la ayuda de diferentes estudios que podéis encontrar mucho más empleados en refranesysusignificado.net, vamos a hablar de la creación de estos refranes. Lo que vamos a hacer es hablar de los aspectos, todos ellos comprobados de manera científica, que llevaron a los refranes crearse.

 

En primer lugar, y sobre todo para contextualizar un poco todo lo que vamos a comentar a continuación, tenemos que hablar de la necesidad de la creación de estos refranes. Todos y cada uno de nosotros, tenemos que tener muy en cuenta que hace unos siglos, la imprenta no funcionaba tal y como la conocemos hoy. Pero es que además escribir un libro era una tarea realmente complicada. Sin hablar, como te puedes imaginar, de la red de redes. Algo que por aquel entonces no es que ni siquiera se pudiera imaginar sino que ni siquiera cabía en la mente de las personas más avanzadas.

 

Pues bien, partiendo de esta base, nos podemos imaginar con mucha facilidad, que los refranes se crearon como una manera de comunicación entre unas personas y otras. Una comunicación que iba un poco más allá de la simple conversación. Y es que lo que se pretendía con los refranes, lo que se pretendía en realidad con estos pequeños dichos populares, no era otra cosa que transmitir un conocimiento. No se pretendía hablar con otra persona del mismo pueblo o con una persona de un pueblo cercano. Lo que se pretendía era transmitir una experiencia, una enseñanza.
Es por ello por lo que poco a poco fueron surgiendo refranes con pequeñas moralejas que iban a servir para nuestro día a día. También fueron creándose refranes que tenían que ver con el mundo de la salud y pequeños dichos populares que servían a los padres para ir educando poco a poco a sus hijos. Y es que estas pequeñas píldoras eran ideales para espesar una enseñanza sin necesidad de complicarse mucho. Unas enseñanzas que poco a poco se fueron propagando de manera oral entre pueblos a lo largo de los años.